Reflexiones congeladas: ¿Juego? Ouija

¿Hay alguien que no sepa lo que es el juego Ouija? Se ha usado en muchísimas películas de terror o historias que han empezado con una sesión mal cerrada. Para quien no lo sepa, el tablero Ouija no tiene un origen cierto, se dice que apareció a finales del s. XIX, cuando hubo una moda espiritista. De hecho, el nombre de Ouija, viene del Oui (sí en francés) y Ja (sí en alemán). De hecho, en la década de los 80 Hasbro (una marca de juguetes) sacó la Ouija como juego de mesa.

Ouija de Hasbro para pequeños invocadores de demonios

La Ouija tiene varias normas tanto para iniciar como para terminarla. Y, atención a lo siguiente, siempre hay que cerrar bien la sesión. Lo que se dice, es que con la Ouija lo que se hace es abrir una puerta y se deja entrar a entes del “otro lado”. Pero claro, cuando abres esa puerta, no sabes a qué le estas abriendo. Puede ser un espíritu burlón o un demonio, de ahí, la importancia de cerrar bien la sesión.

Normas de Ouija

  • Nunca juegues solo, como mínimo 2 jugadores
  • Nunca permitas que los espíritus lleven el puntero hacia los extremos del tablero, de manera que puedan salir de el. Es así como ocurren las posesiones.
  • Si el espíritu apunta al número 8 repetidamente, un espíritu malo está controlando el tablero.
  • Se debe cerrar bien la Ouija, o si no el espíritu asustará a los usuarios.
  • No hagas que la Ouija sea una rutina, ya que a veces los espíritus intentan hacer que los usuarios se vicien.
  • A veces los espíritus malos intentarán ganar tu confianza a través de mentiras.
  • Solo juegues con personas de confianza y serias, nunca te lo tomes a broma. Tampoco hagas preguntas con ironía.
  • Antes de entrar y salir de una sesión, pide permiso al espíritu.
  • Nunca juegues a la Ouija en lugares como cementerios o locales donde hubieron asesinatos brutales, eso puede atraer a espíritus oscuros.
  • Nunca prestes tu tablero a nadie.

Espiritismo s. XIX

Esta tablilla nos lleva a hablar sobre la sesiones de espiritismo en el s. XIX. Este movimiento empezó en el s. XIX en Francia. El espiritista Allan Kardec se dedicó al estudio de fenómenos paranormales, en particular, a las manifestaciones de las «mesas giratorias». Las explicaciones de las causas de estos fenómenos, al igual que el sistema filosófico, sentaron las bases del espiritismo. Sus investigaciones fueron la base de la publicación en el año 1857 de El libro de los espíritus. Este volumen supone el comienzo del movimiento espiritista contemporáneo. En los años siguientes, Kardec publicó numerosos libros. En 1858 fundó la Revista Espírita, de la que fue director hasta 1869 (año de su muerte).

Las mesas giratorias, es una escena que hemos visto siempre. Estas mesas son unas mesas circulares alrededor de las cuales se sientan los que van a hacer la sesión y juntan las manos.

Mesas giratorias o parlantes

Con el tiempo aparecieron los “médium“, personas con capacidad para comunicarse con los espíritus o, en su defecto,  espabilados de turno con buenas artes del engaño y experto en escenografías propicias para la sugestión. Lo cierto es que al poco de conocerse las cualidades de las mesas ya se habían creado obras cómicas y piezas musicales que hacían alusión a los sorprendentes giros de todo aquello susceptible de girar; porque la misma ciencia podía aplicarse a sombreros, objetos pesados, e incluso a personas.

Y bien, ¿creéis en fantasmas? ¿Os atreveríais a hacer una sesión?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s