Reflexiones con Monóculo: Miedo hacia fuera , miedo hacia dentro.

Regresando de la tremenda resaca de salas de escape que nos metimos en Barcelona y todavía con el susto en el cuerpo que nos dejo Ouija. Nos ha dado por pensar en las diferencias que había en las formas de aterrarnos. Aquí viene la reflexión:

«No está muerto lo que puede yacer eternamente; y con el paso de los extraños eones, incluso la Muerte puede morir».

El miedo hacia afuera : El monstruo que me persigue.

Siempre ha existido un miedo arcaico (si queréis para los más frikis <<primigenio>>) hacia lo abominable, lo amenazante y lo desconocido. Nos puede aterrar aquello que nos puede dañar o herir y aquello que nos sobrepasa o sobrepasa nuestra comprensión. En todos estos casos el miedo está en el otro y no en uno mismo. Huiremos entonces de payasos con cuchillos, manos que pelean por arañar nuestra cara entre las sombras, o monstruos tenebrosos que nos persiguen.

Nuestra respuesta de miedo en este caso funciona como un reloj, huiremos despavoridos en busca de protección con la adrenalina a tope o quizá nos quedemos escondidos en una esquina paralizados de puro terror. El miedo hacia afuera esta controlado por la proximidad o inminencia de la amenaza.

He podido disfrutar mucho de este tipo de miedo en Whitechapel Barcelona. El terror de sentir ser cazado y acorralado como una presa donde era imposible adivinar cual iba a ser la próxima amenaza. Mi miedo estaba regulado por lo seguro que me sentía en cada momento.

El miedo hacia dentro: Cuando el monstruo reside en mi interior

No siempre son los monstruos los que dan miedo. A veces nuestros sentidos pueden fallar y quizá… hasta tal punto que dudemos de ellos o incluso cuestionemos nuestra propia cordura. Este tipo de miedo es muy especial porque es muy difícil que te abandone. Ya no se trata de una experiencia compartida sino de una experiencia personal. “¿Solo yo habré visto ese cuadro moverse? ¿Porque solo yo siento calor en la sala y el resto siente frío?

Personalmente la experiencia de miedo hacia adentro siempre me ha resultado mucho más aterradora, pero mucho más difícil de provocar. Por lo que he podido comprobar, Los chicos de Horrorbox Barcelona son expertos en transmitir ese tipo de sensaciones en las salas de Catalepsia y Ouija. En sus salas, de una forma u otra estas muy atento de lo que escuchas, de lo que ves e incluso de lo que sientes y notas como el miedo invade poco a poco cada uno de tus sentidos.

El miedo como recurso en las salas de escape de terror :

Para mí una sala de escape de terror perfecta debe comenzar con el miedo hacia adentro. Un buen Game Master que cuestione cómo percibes la realidad, una sala que te contagie de la atmósfera fuertemente y un buen final de miedo hacia afuera, donde la adrenalina pueda liberarse.

Barcelona para mí ha sido un descubrimiento personal, gracias a sus salas he aprendido a disfrutar enormemente de las experiencias de terror, tanto hacia dentro como hacia fuera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s