Reflexión al Alioli: Cuando la aventura no comienza dentro del Escape

Todos hemos sido novatos en esto de las escape rooms. Todos hemos empezado haciendo cualquier sala, y si nos gusta este mundillo, por muy normalita que fuera, nos pareció una maravilla. Y por eso seguimos jugando y encerrándonos en salas una y otra vez, hasta conseguir salir de todas. Pero como en todo, uno va cogiendo rodaje, y se va volviendo más exigente. Eso puede ser bueno, porque te obliga a ser más cuidadoso a la hora de escoger salas, y malo, porque te cierra la puerta de algunas que sabes de antemano que pueden no estar a la altura de tus expectativas.

Foto de Kev Seto (Unsplash)

Y precisamente sobre eso quiero hablar. Uno de los puntos que más valoro a día de hoy es que una escape room sea una experiencia global. Y aquí es donde en muchos casos siento que falta ese “extra” para convertir muchas salas en obras maestras. Hemos estado en salas donde la experiencia “pre-game”, es fantástica, y desde el minuto cero la adrenalina se te dispara y te sientes parte del juego. La entrevista de Cubick es buen ejemplo de ello. Porque a mí, si me tienen que secuestrar, me gusta que me venden los ojos, me encierren en un vehículo, y me lleven a no-sé-dónde. Y por dentro ir pensando “joder, qué fácil resulta secuestrar gente a día de hoy”. Y no que se siente delante mío un Game Máster vestido de calle, y me diga “pues un despiadado asesino os ha secuestrado de noche y os ha encerrado en un sótano”, que si bien luego el acting fue maravilloso, no me metí en el papel ni la mitad de lo que debería haberlo hecho. Tan sencillo como cambiar la charla pre-juego por abrir la puerta caracterizado, taparnos los ojos y llevarnos en fila india hasta la sala. Y ya está, metidos 100% en el ambiente.

Entiendo que haya que dar unas pautas básicas, porque no sabes si el grupo que te toca ha jugado 1, 100 o ninguna sala. Pero esas pautas se pueden convertir en parte del juego. No necesito ver a un Game Máster para saber que vamos a estar controlados. Es más, a veces prefiero no verlo para que no rompa la magia de imbuirse de lleno en la historia. Que me digan los consejos típicos (no usar la fuerza, cómo pedir pistas, nada por encima de la altura de los ojos) en media penumbra y susurrándome al oído, a vosotros no sé, pero a mí me motiva mil veces más a esforzarme en la sala. Prefiero charlar tranquilamente en el post-game, sin máscaras y con las luces encendidas, que realizar ese complicado esfuerzo de “cambia el chip de la realidad a la ficción en un minuto”, que es lo que tardamos en dejar la charla inicial y entrar en la sala.

Foto de Gleb Krasnoborov (Unsplash)

Dueños de sala y Game Másters del mundo, os recomiendo, imploro, pido, que aprovechéis la gran ambientación que muchas veces demuestran vuestras salas, para que os esforcéis en que todos los elementos remen en la misma dirección. Se puede llegar a entender la presencia de un elemento discordante por necesidades de vuestro guion, pero lo que nunca entenderé es romper la magia antes de que comience a surgir. No quiero que me cuentes de qué va la historia, quiero entrar en ella yo solo. Si me tienes que contar que ha muerto alguien y que tengo que buscar su herencia, desearía encontrarme a un señor con bigote y bastón explicándomelo, y que me meta prisa para entrar en la sala porque algo terrible ocurrirá si no entro rápido. O un vídeo de la persona “muerta” que me cuente lo sucedido y me deje alguna pista para arrancar nuestra búsqueda.

La diferencia entre una sala espectacular, que vaya recomendando a todo el mundo, y una decente, que bueno, se pueda hacer si tienes una tarde libre y no mucha experiencia, pasa por hacer una experiencia absoluta, y meterse en el papel desde el segundo uno, es necesario. Mi más sincera enhorabuena a salas que hemos disfrutado así como Logia Negra, la citada Entrevista, Sanatorium, El bosque, Inframundo, Abduction 3: The Exam u Operación Steampunk, por citar algunas. Digo más, dar la enhorabuena a los magníficos GM capaces de dar vida a estas historias sin perder ni un ápice de realismo ni sacarnos del ambiente, ya que sin ellos sería complicado meterse tan de lleno. Olé, olé y olé.

Para terminar, os dejo una reflexión: ¿Por qué obligar a retrasar la experiencia hasta abrir una puerta? ¿Por qué no conectar la realidad con la realidad del juego mediante una transición fluida? Dejemos que cuando el cronómetro se pare y la adrenalina ya baje charlemos tranquilamente y comentamos todas las dudas y lo que nos ha gustado (y lo que no, si es el caso). Pero por favor, si ya sabemos lo que vamos a jugar (que para algo están los resúmenes en las respectivas webs y escogemos una u otra sala), haced que lo vivamos desde el principio, y no nos hagáis esperar a abrir esa puerta (que ya sabemos que no es) mágica, que separa la realidad de la ficción.

2 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo contigo. Sin embargo, no debemos olvidar que las medidas de seguridad existen y deben aplicarse, por normativa o por curarse en salud. Nadie quiere que un jugador se haga daño porque no le advirtieron que debía tener algo en cuenta antes de entrar en el juego.

    Yo pongo el ejemplo de lo que sucede en Valencia, donde la normativa para los escape room es de las más estrictas que hay. Los que vivimos de este negocio en esta ciudad debemos gastar mucho dinero y tiempo en ajustarnos a esta normativa y, muchas veces, nos resulta imposible conseguir determinados efectos y sensaciones porque nos exigen desde la administración una serie de requisitos.

    Me encanta que se valoren y se critiquen los juegos de escape, es algo que nos ayuda a crecer y a mejorar, pero no estaría de de más que también se valorase el esfuerzo en cumplir con la normativa y las medidas de seguridad y salubridad para los jugadores.

    Para terminar también hago una última reflexión en formas de preguntas:
    -¿Alguien se fija si existen los botones del pánico cuando entra es un escape room?
    – ¿Tras entrar en una sala y quitarme la venda de los ojos puedo ver los carteles que me indican el recorrido de emergencia y los extintores en caso de incendio?
    -¿Tengo plan B para salir corriendo si estoy encadenado a la pared y hay que salir del local por una emergencia?
    – ¿Mi amigo en silla de ruedas podría acceder al juego sin que el resto le ayudásemos?

    Jugadores que publicáis vuestras opiniones y blogueros del mundo, os recomiendo, imploro, pido que tengáis en cuenta también la seguridad en vuestros criterios y que seáis críticos y firmes con aquellos que no cumplen con la normativa y os están poniendo en peligro sin datos cuenta.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Víctor! Lo primero mil gracias por responder. Es cierto que los jugadores queremos mucho sin tener en cuenta las limitaciones que tenéis los dueños de salas, y deberíamos pensar más en ello, es complicado llegar a un equilibrio entre ambos puntos. Tus preguntas son muy interesantes y dan qué pensar, pues son cosas que no siempre hemos vistos. Muchas gracias por hacernos reflexionar a los jugadores también!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s