Reflexiones con Monóculo: El puzzle como lenguaje

¡Qué gratificante es ese chasquido cuando gira la llave y se abre el candado! ¡Cómo mola tirar de la palanca correcta para que el mecanismo se accione y la puerta se abra! Hay pocos momentos de satisfacción comparables al instante en que sabes que has dado con la solución correcta. Hoy quiero escribir sobre un tema algo más filosófico así que… ¡Relájate y prepara el coco! No continúes hasta que resuelvas el ejercicio.

Este pequeño rompecabezas está extraído de una prueba que se llama ¨ Matrices progresivas de Raven¨ y sirve para evaluar la capacidad de las personas para resolver problemas nuevos. Los psicólogos lo llamamos ¨Inteligencia fluida¨

¡Un puzzle salvaje apareció! ¡Vamos a intentar resolverlo! Madre mía que lío… puntos, rayas mazo raras y cruces. No entiendo nada. ¡Anda! Parece que son unas especies de series. ¡Vale, vale ya lo tengo! En la primera columna las rayas del fondo son rectas, en la siguiente están de lado y al final parece que se doblan y parecen elásticas. Si me fijo en los puntos en la primera columna aparecen de una forma, en la siguiente de otra y al final aparecen todos. Me piden una respuesta al final así que voy a repasar lo que sé… Tengo que mostrar las rayas del fondo como elásticas y combinadas. También tengo que enseñar las rayas gordas combinadas del final que han aparecido en las columnas anteriores… ¡Voy a buscar la respuesta que se parezca a lo que quiero! La 7 es justo como quiero… Entonces es la 7.

Este párrafo anterior podría representar lo que ha pasado en tu cabeza a la hora de intentar resolver este puzzle. En este caso (si no eres muy friki de la psicología o te han pasado esta prueba ya) será la primera vez que te enfrentes a este pequeño rompecabezas. Eso significa que no dispones de ningún conocimiento previo y tendrás que aprender a desenredar su lógica paso a paso como hemos hecho en el ejercicio.

Ahora quiero enseñaros otra cosa. ¡Imaginad que estáis intentando aprender chino!

Me intriga y me inquieta a partes iguales si los españoles apareceremos en Duolingo como toreros o flamencas.

¡Vale vale esto es más fácil! Sé que los Yankis son muy horteras y llevan su banderita en todas partes. ¡Sin duda el americano es el primero! Voy a intentar memorizar los caracteres de abajo del señor con gorro por si me lo preguntan de otra forma. ¡Sigamos con el chino!

Aprender chino es mucho más difícil que comer arroz tres delicias con palillos

La raya significa ¨Yi¨… Vale guay… Anda ahora las tres rayas significan ¨San¨. El último ahora es más chungo. Me piden que haga parejas… Entonces sería la raya con ¨yi¨ las tres rayas con “San” y esta que no tengo ni idea de qué es pero parece una T de un niño pequeño será “qi”

Este última parte podría representar también lo que pasa en nuestras cabezas cuando tratamos de aprender un idioma muy diferente desde cero. Como nuestra experiencia es 0 tenemos que aprender la lógica del idioma poco a poco utilizando capacidades muy parecidas a las que utilizamos a la hora de resolver un puzzle. Ahora, con todo lo que ya sabemos vamos a una sala de escape.

Hay un candado, una chimenea algo hortera y unos cuantos cuadros colgados. También veo un espejo.

Vale ya estamos dentro y ahora… ¡A jugar! En una sala de escape las cosas no son exactamente como en el primer rompecabezas o como en el Duolingo. !Pero se parecen mucho! Analicemos las similitudes.

  • Hay un sitio o un objeto donde se introducen las respuestas.
  • Generalmente no necesito conocimiento previo y si lo necesito, lo podré adquirir en la sala.
  • Hay elementos que me van a ayudar a comprender la lógica del rompecabezas.
  • A veces pueden haber respuestas válidas y respuestas incorrectas y necesito diferenciarlas.
  • Duolingo es fácil porque te ordena paso a paso qué es lo que tienes que hacer.

Si existen tantas similitudes entonces los procesos serán los mismos.

  • Busco elementos donde introducir respuestas.
  • Busco elementos que me permitan entender la lógica de los rompecabezas.
  • Selecciono respuestas válidas para cada puzzle.
  • Desecho las ya utilizadas.

Volvamos al ejemplo. Si me fijo mucho, veo un candado. Si tiene 4 dígitos tendré que fijarme en elementos de la sala que me den una respuesta de 4 dígitos… Ostras veo 4 cuadros colgados uno detrás de otro… Voy a fijarme en ellos puede que la solución este allí… ¡Ahora vamos a hacerlo sistemático!

  • Busco elementos donde introducir respuestas (Un candado de 4 dígitos)
  • Busco elementos que me permitan entender la lógica de los rompecabezas (Miro los 4 cuadros en orden)
  • Selecciono respuestas válidas para cada puzzle (Resuelvo el puzzle de los cuadros utilizando lo que pone en cada cuadro)
  • Desecho las ya utilizadas (Desecho los cuadros y el candado y busco otro puzzle)

Parece una tontería pero ir con este esquema en la cabeza te hace participar de una sala de una forma mucho más ágil y sistemática. A esto se le llama sistematizar procesos de pensamiento.

Ya tenemos el notable pero ahora vamos a por la matrícula de honor. Un último esfuerzo. Esta vez recaerá sobre los creadores de salas. Para mí este elemento diferencia una obra maestra de una buena sala de escape.

Al principio las salas parecen caóticas pero si están bien diseñadas poco a poco van adquiriendo cierto orden. Esto ocurre porque poco a poco vamos entendiendo su lenguaje. Identificamos los lugares para resolver acertijos y los elementos necesarios.

Hemos hablado de que los puzzles se parecen a aprender un idioma nuevo. Los idiomas sirven para algo muy importante: COMUNICAR. Puedo disfrutar aprendiendo palabras nuevas y resolviendo acertijos, pero lo importante no son las palabras que aprendo, si no lo que comunicas con cada palabra, lo que yo aprendo con cada prueba que resuelvo y el mensaje que desde la sala tienes que transmitirme. Tiene que haber una continuidad y un sentido en cada prueba y lo más importante es que tiene que servir para contarme una historia o transmitirme una idea al final. Este último punto diferencia el hecho de vivir una experiencia brutal con la de resolver un libro de sudokus. He vivido con muchísimo placer esta experiencia en La entrevista. porque finalmente entendí la lógica de las pruebas especialmente en el tramo final. Lo he vivido en Operacion Steampunk de Incógnito porque la ambientación y los puzzles me han hecho pensar en el idioma del vapor, sin embargo, no he tenido esa sensación en ninguna de las salas de Rombo Code (a excepción quizá de Tras el Espejo) y aunque las he disfrutado, me han parecido que las pruebas no tenían un hilo conductor muy bien definido y la sensación de estar resolviendo puzzles un poco random sin conexión clara entre si, me alejaba bastante del tema de la partida. Es como si estuviera dentro de un libro de sudokus gigante en lugar de creerme un espía atrapado en un museo buscando una capítulo perdido de El Quijote.

Me despido dando las gracias a los valientes que hayan acabado regalando una pequeña reflexión final. En una sala aprenderás resolviendo puzzles de la misma forma que aprendes letras y palabras. Corresponde a los creadores hacer que esa experiencia de aprendizaje tenga un sentido y que las palabras aprendidas sean recordadas para siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s