Reflexión al Alioli: Escapes con síndrome de máquina tragaperras

Hoy vengo a tocar un tema delicado, pero del que considero necesario hablar. Como grupo que ya tiene una cierta experiencia con salas, considero que tenemos algo de potestad para saber cuándo se hace algo con cariño y gusto, y cuándo no. Antes de nada, no pretendo imaginarme las Escape Room como ONG o rincones creados por mero placer: ante todo es un negocio, que conlleva una (en ocasiones importantísima) inversión, y quien monta una sala es para obtener rentabilidad en el futuro y si es viable, ampliar con nuevas salas que generen más volumen de negocio.

El “problema” de cualquier tipo de negocio que se ve rentable a ojos de quien tiene dinero pero no conocimiento del tema, es la creencia de que por invertir una gran suma nos aseguramos triunfar. Véase las grandes cadenas de comida rápida o cafeterías y cómo en un abrir y cerrar de ojos las ciudades se llenaron en unos meses, primero de Starbucks, y hace no tanto de Tim Horton’s. La diferencia entre esta clase de negocios y los Escape Room, es que en los primeros el producto vende solo (y aún así, algunos locales han cerrado por falta de público, véase por mala elección de personal, mala ubicación, o simplemente mala suerte). En los segundos, el factor humano es clave.

Seamos realistas: las Escape Room están de moda, es una tendencia al alza. Pero está por ver si el número de locales crece a mayor ritmo que la inversión que los jugadores nos podemos permitir, incluyendo los que somos asiduos y los nuevos. Esto obliga a hacer una gran promoción constante de los locales, o que según nos explican en marketing, tengamos un valor diferencial que nos haga destacar de la competencia. Eso que nos hace ir a jugar una sala, aun sabiendo que otra a unos pocos km es más nueva y tiene un respaldo financiero mucho mayor detrás.

Una fachada llamativa es suficiente para atraer la atención de potenciales jugadores. ¡Nosotros ahora estamos deseando jugar esta sala! (http://www.bancacorleone.com/)

Comentaba la importancia del factor humano en las Escape Room por diferentes motivos:

  1. Un buen Community Manager resulta vital para animar a jugar una sala. Ver que interactúan contigo, que te responden las historias, que te animan a ir allí, que te dan motivos extra para crear una necesidad más allá de la atracción propia de la Escape. Cuando hay cero interacción, cero empatía, le resta mucho potencial. Y no soy el único que lo piensa (ver foto más abajo).
  2. En este tipo de negocios, el boca a boca es esencial. Cada persona te puede traer fácilmente a un grupo de 4-6 personas, y cada una de esas personas otras tantas. El pre-juego y post-juego es una de las partes clave. Y si no, que se lo digan a los chicos de Plastic Robot, que en su curso para formar Game Masters dedican un apartado propio a cada una de estas partes. Una buena recepción y mejor despedida pueden hacernos volver a jugar más salas, o dejarnos con la sensación de “bueno, con una es suficiente”.
  3. La presencia de los Game Master. Aquí muchas salas creadas con mero afán recaudatorio pecan gravemente. Creo que un GM debe ser una persona con una forma de ser que atrape al equipo desde el inicio, que los haga sentirse parte viva de la sala. Y en ocasiones se deja este aspecto totalmente al azar, cuando es tan importante como la ambientación de la sala. Si has invertido decenas de miles de euros en decorar una habitación, ¿no vas a dedicarle un rato también a la/s persona/s que van a tratar con tus clientes?
Pregunta que lanzamos en nuestro INSTAGRAM

En nuestros dos años haciendo salas hemos visto de todo. Hay franquicias que empiezan a salir por varias ciudades con las mismas salas que ya tienen en Madrid o Barcelona, como The Rombo Code. Aquí hemos jugado todas, y salvo Tras el espejo, el resto de salas las catalogamos para principiantes. Un equipo con experiencia sentirá que le fallan varias cosas: la inmersión completa, puesto que las pistas se dan siempre mediante pantalla y texto, independientemente de la ambientación, los GM, que parecen más cajeros que GM al uso (son agradables y tratan bien, pero por la agenda que llevan apenas pueden saludarte y despedirse, y eso deja MUY frío a todos), o la sensación de estar jugando algo único y especial, como en Cubick y su entrevista, y no ver a 30 personas en la sala de espera, como si aquello fuera un parque temático y las atracciones tuvieran cola de espera.

Pero pongo The Rombo Code como un ejemplo de un negocio que, a pesar de las fallas comentadas, funciona, y no es el único. Aquí caben dos posibilidades: que las Escape Room pasen de moda, dejen de aparecer grupos nuevos para jugarlas, y los que ya las jugamos ganemos experiencia y elijamos con mucho cuidado dónde ir (a fin de cuentas no es un hobby barato si pretendes hacer 3-4 salas al mes), o que el negocio siga creciendo, y este tipo de salas sigan atrayendo público al servir para los principiantes y ser recomendados por el boca a boca.

Esto no significa que actualmente, por mucho que las salas estén de moda, todo valga. La mayor infraestructura que ha pisado España, centrada en Escape Rooms, cerró este año, pasando con más pena que gloria. Tres millones de euros de inversión y muchas promesas incumplidas detrás, hizo a Game Point Center colgar el cartel de cerrado, con no muy buenas opiniones en Google. “Quien mucho abarca, poco aprieta” dicen. Y es que es mejor tener una, dos o tres salas bien cuidadas, con un personal dedicado y crecer lento pero seguro, que pretender ser de repente los reyes de la ciudad con mayor número de salas de España sin que la gente te conozca antes. Abrir de golpe 18 salas no significa que se vayan a llenar todas de golpe, y menos si las experiencias, viendo los comentarios, no fueron demasiado positivas.

Vivimos en el mundo del marketing 3.0. Hace unos años, quizá hubiera sido todo un éxito con una buena campaña promocional detrás. Pero hoy, el cliente busca personalización, nosotros buscamos experiencias únicas que disfrutemos desde el momento que llamamos al timbre de la puerta hasta el momento que salimos con la adrenalina por las nubes, después de una agradable charla con los GM. Puedo nombrar varias salas que nos han hecho disfrutar el proceso al 150%: La entrevista, de Cubick Madrid, El caso Vasiliev, de Sapiens, The Exam, de Abduction Madrid… equipos que, el día que añadan salas, seremos los primeros en ir, porque nos han dejado con ganas de más. GM impecables como Manu, de ClueHunter Madrid, que aunque la sala no tenga una inmersión desde el minuto uno, nos ha dejado con el recuerdo para repetir, esperando contar con él de nuevo como Game Master y así disfrutar como lo hicimos.

Quiero acabar esta reflexión dedicándole este párrafo a los dueños de salas, y GM que me estén leyendo. Tened en cuenta que un Escape Room, si bien es un negocio, tiene una labor humana vital detrás. De nada me sirve que una sala esté ambientada al detalle en, por ejemplo, la época medieval, si luego las pistas me las van a dar por una pantalla LCD y voy a encender la luz con un interruptor. De nada me sirve entrar a la sala con la mejor ambientación e historia que me he encontrado, si luego las pruebas fallan o el Game Master tiene un trato impersonal, como si fuera un robot. Para vivir una historia donde hay una persona implicada (hablo del GM, por supuesto), esa persona tiene que ser parte viva de la misma y hacernos sentir lo mismo a nosotros. Lo vivimos en Los Escapistas (dos veces), en Amaze in 60, en RK Games, o en las ya citadas anteriormente. Y ojalá lo vivamos a partir de ahora siempre. Sólo el tiempo lo dirá.

2 comentarios

  1. Hola.
    Como jugador y consorte de una propietaria de Escape Room te diré que estoy absolutamente de acuerdo con tu reflexión. El GM es un lujo que muchos, más bien, muchísimos escapes carecen. Su único objetivo es hacer caja por lo que no dedican más de 1 minuto a explicar y 10 segundos en comentar el juego al terminar. Sólo es cuestión de ver los juegos por tramos horarios.
    Con el tiempo quedarán los buenos, los que dedican su tiempo y dinero a hacer juegos diferentes, con más o menos inversión, pero diferentes. El problema es que los que jugamos, muchas veces solo discriminamos por los comentarios del juego y suelen centrarse en la ambientación y lo grandioso del juego.
    Gracias por tu reflexión.

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias por comentar David, los que somos habituales en este hobby vamos dándonos cuenta de ciertos detalles que molan y otros que no tanto, y muchas veces el GM no se tiene en cuenta para nada 😦

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s